Contabilización del asiento de liquidación de IVA

Contabilización del asiento de liquidación de IVA

Llevar a cabo una correcta gestión de un negocio implica tener que estar pendiente de gran cantidad de tareas y labores, todas ellas de igual importancia, como puede ser la contabilización de las operaciones, una correcta realización y gestión de los impuestos, el control de tesorería, el plan de negocio o el control de deuda vencida, entre otros.

Sin embargo, dentro de esta multitud de tareas nos podemos encontrar con items particulares que si no son correctamente contabilizados pueden provocar una gran repercusión en el control de nuestro negocio. Con esto nos referimos a los asientos de regularización, cierre, apertura, liquidación de impuesto de sociedades, liquidación de IVA, etc.

Que estos asientos estén correctamente realizados es vital para no arrastrar errores que pueden ser determinantes en el corto y medio plazo y que, además, nos pueden hacer perder muchas horas de trabajo para localizarlos y rectificarlos.

Afortunadamente, los programas de gestión contable son capaces de realizar de forma automática la contabilización del cierre-resultado y la apertura del nuevo ejercicio contable.

Los software más avanzados también pueden realizar el asiento de liquidación de IVA prácticamente sin intervención del usuario, pero es importante conocer la mecánica de dichos asientos para poder entenderlos y comprobar que la configuración asignada es correcta.

¿Cómo registrar el asiento de liquidación de IVA?

Los asientos a realizar serán ligeramente diferentes dependiendo del resultado de la liquidación. Así, si la liquidación de IVA nos sale a ingresar, tendremos que utilizar la cuenta contable de Hacienda Pública acreedora por IVA (4750). En cambio, si la liquidación nos sale a compensar o devolver, la cuenta a utilizar será la de H.P. deudora por IVA (4700).

Ejemplo asiento de liquidación de IVA a ingresar

Resultado a ingresar. Hay que tener en cuenta que la liquidación del IVA a ingresar consta de dos partes.

  1. La primera parte corresponde al asiento específico de liquidación de IVA, el cual se suele contabilizar el último día hábil del periodo a declarar con el resultado de la liquidación.
  2. El asiento del ingreso de la liquidación, es decir, cuando realizamos el pago a la agencia tributaria.

Veamos un ejemplo de cada uno de estos asientos contables. Datos que utilizamos en nuestro ejemplo:

  • IVA Repercutido en el periodo: 50.000 €
  • IVA Soportado en el periodo: 20.000 €
  • IVA a compensar acumulado de periodos anteriores: 1.500 €
01. Asiento contable de IVA a ingresar
CUENTA

DEBE

HABER

4770. H.P. Iva repercutido

50.000 €

4772. H.P. Iva soportado

20.000 €

4700. H.P. deudora por IVA

1.500 €

4750. H.P. acreedora por IVA

28.500 €

A continuación, el asiento contable del pago de IVA a la agencia tributaria:

02. Asiento contable del pago del IVA
CUENTA DEBE HABER
4750. H.P. acreedora por IVA 28.500 €
5720. Cuenta Bancaria x 28.500 €

devolución IVA empresas

Ejemplo asiento de liquidación de IVA a compensar

Aquí, en principio, tendremos un solo asiento que contabilizar, la liquidación del IVA. Esto es porque el resultado se va compensando de periodo en periodo y no se llega a solicitar el cobro de la compensación, sino que se ajusta con el resultado de los siguientes periodos.

Datos que utilizamos en nuestro ejemplo:

  • IVA Repercutido en el periodo: 20.000 €
  • IVA Soportado en el periodo: 50.000 €
01. Asiento contable de IVA a compensar
CUENTA DEBE HABER
4770. H.P. Iva repercutido 20.000 €
4772. H.P. Iva soportado 50.000 €
4700. H.P. deudora por IVA 30.000 €

En algún momento, normalmente en el último periodo del ejercicio, podremos solicitar la devolución del IVA a compensar a la AEAT, con lo que se convertiría en IVA a devolver. Esta solicitud de devolución implica un nuevo asiento contable con el registro de la devolución en nuestro banco.

Ejemplo asiento de liquidación de IVA a devolver

El asiento de liquidación anterior deberá realizarse, también, en el caso de que solicites la devolución del resultado de tu liquidación de IVA y, además, uno o dos asientos más que te explicamos a continuación.

Normalmente, la devolución por parte de la agencia tributaria puede tardar algunos meses. Esto quiere decir que el importe solicitado para su devolución estará en la cuenta (4700). Puesto que esta cuenta es donde registramos y acumulamos los importes a compensar, es conveniente sacar de esta cuenta el importe de la devolución, para así no mezclarlo con los posibles importes a compensar de los periodos posteriores.

Podrías tener una cuenta contable específica para esa devolución pendiente de cobro. Por ejemplo, podrías crear la cuenta (4701) H.P. deuda por IVA solicitado a devolver, y registrar en esta cuenta el importe pendiente de devolución. Veamos un ejemplo:

Asiento contable de solicitud de IVA a devolver
CUENTA DEBE  HABER
4700. H.P. deudora por IVA 30.000 €
4701. H.P. deudora por IVA solicitado a devolver 30.000 €

De esta forma, el sistema no reconocerá el saldo de la cuenta (4701) como un dato a introducir en liquidaciones posteriores como cantidad a compensar. Luego, en el momento en que la AEAT nos ingrese el IVA en nuestra cuenta bancaria, tendremos que contabilizar el siguiente asiento:

Asiento contable de cobro del IVA a devolver
CUENTA DEBE HABER
4701. H.P. deudora por IVA solicitado a devolver 30.000 €
5720. Cuenta Bancaria x 30.000 €

Esperamos que este breve blog te sirva de ayuda en la gestión de la liquidación de IVA.

Prueba gratis Reviso durante 14 días